Sobre el masaje: excusa nº1

02.02.2017

"Si a mi no me duele nada..."

Un masaje es un tiempo para uno mismo, un tiempo para abandonarse a sensaciones placenteras que permiten abrir espacios internos donde puedan entrar la suavidad y amabilidad. Muy en contraste con esta vida cotidiana, que llevamos todos, de exigencia y esfuerzo que nos estrecha y endurece.

No hace falta venir "hecho polvo" para recibir un masaje...

No hace falta una explicación traducida en contractura, "ciática", tortícolis, lumbalgia, caída, golpe...etc. 

No hace falta llegar al dolor o la molestia para cuidar de ti.

Ofrecerle una atención a tu cuerpo, no es un lujo, es una necesidad.